NSR

Escuchar En Directo

Canción actual

Title

Artist


Django Reinhardt o la genialidad como supervivencia

Escrito por el 16 mayo, 2019

Será por los 100 años de su nacimiento o por las ganas de moverse con la alegría de los felices años 20, pero en los últimos años el boom del swing ha sido imparable y las escuelas se han multiplicado por todas las ciudades. ¿Pero quiénes están detrás de esas guitarras rasgueadas a toda velocidad? Conocemos a grandes del jazz como Louis Armstrong, Duke Ellington, Benny Goodman… genios que exportaron el estilo y sus ramas desde Estados Unidos. Y es que, al contrario que el rock, que rápidamente llegó a Europa para dar nuevos artistas que incluso superaron a los originales americanos, en el jazz la cosa no fue tan veloz… hasta que llegó un gitano belga.

Django Reinhardt nació con un banjo bajo el brazo el 16 de mayo de 1910 en una caravana de artistas y vendedores ambulantes que se instalaron a las afueras de París desde su Bélgica natal. A los 12 años ya rasgueaba las cuerdas a una velocidad inusual. Notas imposibles que le hacían (a él y al publico) moverse inevitablemente con el sonido alegre propio de la música gitana. Sus espectáculos causaban furor.

Pero a los 18, un incendio en la caravana mientras dormía le dejó una pierna al borde de la amputación y la mano izquierda con solo dos dedos útiles para marcar los acordes. Pasó un año ingresado en un hospital y su hermano le llevó una guitarra. No le quedó más remedio que aprender a tocarla con solo esos dos dedos, pues el banjo era demasiado pequeño para poder arreglárselas. Desde ese momento la guitarra fue su compañera inseparable y pasó de ser un virtuoso del banjo, a ser uno de los mejores guitarristas que ha existido.

Un año después llegó el jazz a Europa, se instaló en su cabeza y sus manos, y le convirtió rápidamente en una promesa de un estilo que acababa de nacer miles de kilómetros a lo lejos. Para ello, se unió a un violinista huérfano que acababa de conocer, Stephane Grappelli, con el que decidió algo inusual: un dúo de cuerda con guitarra y violín que, inesperadamente, fue una gran decisión musical. Pocos años después se convirtieron en quinteto, pero sin piano, ni viento, ni percusión. Y nació el jazz manouche (o gipsy jazz en inglés) consiguiendo en muy poco tiempo una enorme fama en toda Europa y una gran cantidad de dinero.

Tanta era su fama que cuando llegaron los nazis, la persecución de los gitanos hizo que buena parte de su familia tuviera que huir de Francia, pero él se quedó, convencido de que el romanticismo de los alemanes les haría perdonarle la vida a cambio de poder escuchar cada noche sus increíbles interpretaciones. Y así fue. Incluso se cuenta que un general nazi al que apodaban Doktor Jazz, le protegió para evitar correr la suerte de los de su raza.

Resultado de imagen de django reinhardt

Así las cosas, Django siguió triunfando en todo el continente, donde era adorado como un dios de la música, e incluso, al terminar la guerra, viajó a Estados Unidos invitado por los mejores músicos del jazz, admiradores de su obra, con los que tocó en numerosas ocasiones. Al volver, su carácter se hizo cada vez más problemático, cada vez se encerraba más en su casa para tocar para sí mismo, huía de los conciertos, no se presentaba a ellos, y despreciaba a quienes le adoraban. A los 40 su hastío social le llevó a recluirse en el campo donde encontró la muerte 3 años después de manera inesperada.

Desde entonces su leyenda siguió intacta e incluso ha aparecido en el cine numerosas veces, como de la mano de Woody Allen, uno de sus mayores fans y que pone canciones suyas en cada película, y que le dedicó ‘Acordes y desacuerdos’ en la que Sean Penn interpretaba al ‘segundo mejor guitarrista del mundo’, solo por detrás de Reinhardt. Más recientemente, en 2017, se hizo una película francesa sobre su vida, llamada simplemente con el nombre del genio que sobrevivió a todo: Django.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *